20
Feb
Santos Jacinta y Francisco Marto
Todo el día
20-02-18

Jacinta Marto
Fiesta 20 de Febrero

Nace el 11 de Marzo de 1910.
Fallecida el 20 de Febrero de 1920.

Ya en su humilde familia aprende con su hermano Francisco la doctrina cristiana.

Un ángel y la Santísima Virgen la exhortaron a rezar y a hacer penitencia por la remisión de los pecados, para obtener la conversión de los pecadores y la paz para el mundo. A partir de entonces hizo todos los sacrificios posibles para convertir a los pecadores y desagraviar al Corazón Inmaculado de María. Le tenía también un amor especial al Santo Padre. «Sufro mucho, pero lo ofrezco todo por la conversión de los pecadores y para reparar al Inmaculado Corazón de María, y también por el Santo Padre», confidenció a Lucía. «En el Cielo voy a amar mucho a Jesús y al Inmaculado Corazón de María», declaró poco antes de morir.

Francisco Marto
Fiesta 20 de Febrero

Nace el 11 de Junio de 1908.
Falleció el 4 de Abril de 1919.

Ya en su humilde familia aprendió con su hermana Jacinta a conocer y honrar a Dios y a la Virgen María.

Un ángel y la Santísima Virgen le exhortaron a rezar y hacer penitencia por la remisión de los pecados, para obtener la conversión de los pecadores y la paz para el mundo. A partir de entonces tuvo una única preocupación: cumplir los pedidos del Ángel y de María, progresando así continuamente en el camino de la perfección.

Fueron las palabras del Ángel «Consolad a vuestro Dios» que vivamente impresionaron a Francisco y orientaron toda su vida. El quiso ser el Consolador de Jesús principalmente a través de la oración del Rosario y la adoración a Jesús Escondido en el sagrario de la iglesia parroquial.

Ambos eran hijos de Manuel Pedro Marto y Olímpia de Jesús dos Santos, Jacinta y Francisco eran niños pastorcitos típicos del Portugal rural de la época. Jacinta fue bautizada el 19 de enero de 1911. Nunca fueron a la escuela, y trabajaban como pastores en conjunto con su prima Lucía. De acuerdo con las memorias de Lucía, Francisco era un muchacho muy tranquilo, le gustaba la música, y era muy independiente en las opiniones. Jacinta era más afectiva y muy mimada, pero emocionalmente más frágil.

En la secuencia de las apariciones, el comportamiento de los dos hermanos se alteró. Francisco prefería rezar solo, como decía «para consolar a Jesús por los pecados del mundo». Jacinta se quedó aterrada por una visión del infierno supuestamente ocurrida en la tercera aparición. Se quedó obcecada por la idea de salvar tantos pecadores como fuera posible a través de la penitencia y el sacrificio, como pedía la Virgen María.

Los tres niños, particularmente Jacinta y Francisco, practicaron mortificaciones y penitencias. Es posible que prolongados ayunos les hicieran adelgazar hasta el punto de que los hermanos Jacinta y Francisco sucumbieran a la epidemia de la gripe española que barrió Europa en 1918. Francisco murió de neumonía en casa en 1919. Jacinta, que sufría de pleuresía y no podía ser anestesiada debido al mal estado de su corazón, fue asistida en varios hospitales.3​

Víctima de la gran epidemia de gripe española, enfermó de neumonía en 1918 y estuvo internada en el hospital de Vila Nova de Ourém. Posteriormente fue trasladada al hospital Doña Estefanía de Lisboa, donde falleció el 20 de febrero de 1920.

Fueron Beatificados por el Papa Juan Pablo II el 13 de Mayo de 2000
Fueron Canonizados por el Papa Francisco el 13 de Mayo de 2017